Facebook introduce la opción Moderador para Grupos

Moderador Grupos Facebook

Facebook ha comenzado a introducir la opción de «moderadores» (a parte de los existentes «administradores» a sus grupos. Una de las batallas que llevan persiguiendo los usuarios de la red social Facebook desde hace años, es la posibilidad de asignar diferentes roles de administración de Grupos.

Facebook ya introdujo en el pasado la opción de asignar diferentes roles para las Páginas Facebook, pero esta característica no fue replicada en los grupos del gigante social.

Este cambio se une a otros más recientes, como las tipologías de grupos (que permiten crear un grupo para comprar/vender, con opciones adicionales), la re-introducción de los chats de grupos, etc. ¡Y la muy esperada opción de poder cerrar los comentarios de una publicación!

¿Por qué es tan importante?

Seguridad y control. Tan sencillo como eso.
En los grupos puede que no fuese algo tan problemático, pero en las páginas esta ausencia desató muchos quebraderos de cabeza.

La ausencia de diferentes roles implica que cualquiera de los administradores puede eliminar al resto y «secuestrar» la página. Y aunque a todos no gustaría asumir buena fe por parte de aquellas personas a las que damos esos privilegios, no siempre es así ¡y en este caso, hablo por experiencia!

¿Qué privilegios tienen Administradores y Moderadores en los grupos?

Los Administradores y Moderadores tienen principalmente los mismos privilegios. Ambos pueden administrar nuevas publicaciones y miembros. He aquí una comparación:

Moderador Administrador
Nombrar a otro administrador o moderador ✔️
Eliminar a un administrador o moderador ✔️
Administrar configuración del grupo (ej. cambiar nombre, foto de cabecera, privacidad…) ✔️
Aprobar o rechazar peticiones de ingreso al grupo ✔️ ✔️
Aprobar o rechazar nuevas publicaciones en el grupo ✔️ ✔️
Eliminar publicaciones y comentarios en publicaciones ✔️ ✔️
Eliminar y bloquear miembros del grupo ✔️ ✔️
Marcar y Desmarcar publicaciones ✔️ ✔️
Ver bandeja de soporte ✔️  ✔️

¿Cómo hacemos a alguien moderador?

Tan sólo tenemos que ir a la lista de miembros y hacer click en la ruedita de opciones al lado del nombre de la persona (el mismo proceso que para nombrarla admin del grupo). Ahora sale la opción de «Nombrar moderador»:

Moderador Grupos Facebook

No encuentro la opción

Al parecer, y como es costumbre, Facebook está implementando esta nueva característica paulatinamente, así que es posible que veas la opción en algunos grupos y en otros no.

En aquellos que la tengan, podrás ver (aunque no administres el grupo) la sección de «Moderadores» en la lista de miembros, debajo de la de «Administradores» que había antes.

Y después ¿qué?

Personalmente espero que no tarden en implementar otras características que ya están presentes en otras redes sociales, como la opción de categorizar las publicaciones, la opción de publicar «como» el grupo (o participar con una página)…

Si tenéis ya activada la opción ¡comentadme qué tal os ha ido con ella!

Una cuestión de género

genero-identidad

Debido a mi actividad en el tercer sector,  en varias ocasiones he tenido el «privilegio» de verme a medio camino entre dos (o más) contexto culturales diferentes. En este punto medio uno puede apreciar ciertas diferencias, por ejemplo, sobre los temas que resultan relevantes o «de interés general» en uno y otro contextos.

Una de las problemáticas que ha sido foco de atención en el mundo anglosajón durante la última década, ha sido la de la identidad y el genero. Y, a pesar de que en el mundo hispanoparlante (especialmente en el contexto académico relacionado con la antropología, la sociología y la psicología) este tema también ha sido abarcado, no parece haber calado en la sociedad en general; al menos no de forma tan práctica como en el mundo anglosajón.

persona-genderbread

Sin embargo, es un asunto que ya está ahí, que nos incumbe a todos, y que va más allá de la propia cuestión de identidad; ya que, de forma trasversal, abarca problemática de estereotipos y discriminación.

Hablar sobre la diversidad de género y el derecho a la identidad, es también hablar sobre la lucha contra los estereotipos.

Hace unos meses, una docente planteaba un caso real en Facebook:

Y es que en castellano, tenemos un gran problema a la hora de adaptarnos a la diversidad de género, especialmente cuando la persona no se identifica dentro del espectro binario (es decir masculino ó femenino). A diferencia del inglés, gran cantidad de nuestros adjetivos se usan con un género específico, que hace imposible usar una forma neutra (ej.: callado/a).

Si bien esto puede «arreglarse» (muy entre comillas, ya que no es aceptado por la R.A.E) sobre papel con una recurrida @, cuando se trata de la comunicación oral, la cosa se complica. En el mundo anglosajón recurren al plural («They»), o a nuevos pronombres como «E» (en lugar de «He» o «She»).

 

Género, comunicación y protocolo

¿Cómo nos afecta esto a nosotros como protocolistas o comunicadores?

Teniendo en cuenta que uno de los objetivos del protocolo es crear un marco de respeto mutuo en el que ambas (o varias) partes se sientan cómodas, y así facilitar un diálogo (o desarrollo de evento) favorable, tener en cuenta las preferencias de identidad de una persona es algo que debería de darse por sentado.

Y, en este sentido, no podemos dejarnos llevar por el cómodo pragmatismo. Que sea difícil, no quiere decir que, como profesionales, no debamos intentarlo.

Pero ¿cómo? ¿cómo tenemos en cuenta la nueva realidad del género en la práctica? 

  1. En caso de duda, pregunta: Si no estás seguro del género con el que quiere identificarse una persona, pregunta. No es algo que esté mal visto, más bien lo contrario. En el mundo anglosajón es cada vez más frecuente preguntar a una persona su genero y el pronombre de preferencia antes de comenzar cualquier diálogo entre personas que no se conocen.
    Por supuesto, aquí entra nuestra habilidad de hacer esta pregunta de forma no abrupta/violenta (en los formularios de inscripción, en las tarjetas colgadas al cuello, etc…)
  2. Actualiza tus documentos: Sí no lo hacen ya, deberían de reflejar esta diversidad. Olvídate del «Hombre/Mujer» como casilla de doble opción. En lugar de ello, pon un campo a rellenar.
  3. Usa el plural y términos englobadores: El alumnado, antes que «los alumnos».

Pero, ante todo, no desistas.

Es en este tipo de desafíos en los que se demuestra hasta que punto estamos dispuestos a cambiar y adaptarnos a fin de crear un espacio seguro y cómodo para los usuarios/invitados.

En este artículo en particular, me encantaría leer vuestros comentarios. ¿Habéis adaptado vuestra comunicación a esta nueva realidad? Si es así ¿cómo?

«Toda comparación es odiosa»

comparación-odiosa

«Calla, mi vida, que tú la comparaste: toda comparación es odiosa…»
— La Celestina

Bien dice nuestro refranero, que las comparaciones son siempre odiosas, y esto es más cierto aún cuando las comparaciones son completamente desproporcionadas y de mal gusto.

Hoy amanecía viendo el siguiente tuit de nuestra colega protocolera Ana A. Palenzuela:

Tras mi incredulidad inicial y revisar las fuente de los comentarios (porque siempre, siempre, hay que revisar las fuentes), pude ver al Sr. García-Margallo, Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, pronunciado las palabras arriba citadas:

Que una autoridad pública haga de menos al equipo de profesionales que trabajan precisamente para facilitar el flujo de los eventos y asegurar un propicio desarrollo de los mismos, es siempre de mal gusto.

Que lo haga comparando a estos profesionales con «terroristas», máxime considerando la situación actual, es completamente inaceptable.

Casi tan lamentable como eso es la pobre explicación-segmentación que realiza entre la diplomacia y el protocolo. Algo a lo que, por desgracia, ya estamos muy acostumbrados; junto a la continua «rotura» del protocolo de la que tanto oímos hablar en los medios.

De los comentarios del Sr. García-Margallo parece desprenderse la idea de que los responsables de protocolo son perversos profesionales que disfrutan torturando a autoridades sentándoles en lugares que no son de su agrado.

La versión real de la historia es algo más aburrida, Sr. Ministro: esos profesionales, en lo que respecta a eventos oficiales, hacen uso de la legislación vigente (principalmente el completamente desactualizado R.D. 2099/83) para determinar ese tipo de ordenaciones y precedencias.

Son también esos profesionales los que gestionan las crisis de comunicación e imagen, y los que están al pie del cañón cuando una autoridad realiza comentarios fuera de tono, como los que hemos tenido el disgusto de escuchar en el video de más arriba.

No tengo ninguna duda de que su Jefe de Protocolo estará encantado de escuchar sus sugerencias sobre la ordenación de lugares directamente la próxima vez.

Para el resto, recordad que las comparaciones han de evitarse siempre que sea posible (de la misma forma que las generalizaciones).

Y, de hacerlas, que sea para ensalzar a la persona.

Protocolo, política y religión

religion-protocolo

En el Protocolo, como en tantos otros aspectos, existen determinados elementos que acaben por encontrar su paso a la sociedad general, convirtiéndose en «clichés» que asumimos y aceptamos inmediatamente. Algunos inspirados por películas, como el de «los cubiertos desde fuera hacia dentro», o la forma de colocar los cubiertos al finalizar un plato.

Aunque útiles, estas pequeñas perlas pueden convertirse en armas de doble filo, especialmente en un contexto social en el que lo usos y las costumbres están cambiando a pasos agigantados (recordad que lo que era aceptable ayer, puede no serlo hoy).

En este caso, me encontraba yo actualizando mi currículum vitae, siguiendo el modelo EuroPass (y percatándome de su extraordinaria deficiencia en lo que se refiere a resaltar experiencia de voluntario; algo que LinkedIn ya ha implementado), cuando me encontré la siguiente recomendación por parte del portal Universia a la hora de cómo incluir el trabajo de voluntariado:

No incluyas tus actividades como voluntario vinculadas a cierta religión o a cuestiones políticas. Quien te considere para un puesto puede tener una visión diferente a la tuya y puede que te juegue en contra.

El comentario me pareció absolutamente deleznable. Más tarde me percaté de que tal vez (y sólo tal vez), los protocolistas hemos contribuido en gran manera a la perpetuación de ese cliché.

Sí, es cierto que hay temas que han de evitarse con personas que no conocemos y en contextos no adecuados, sin embargo esto no se aplica únicamente a la política o la religión, puede ser fútbol, o quien debería de haber ganado Eurovisión. Cualquier tema de conversación que pueda generar una discusión acalorada, que en lugar de acercar a la gente, la separe, no es bienvenida en una mesa cuyos comensales no son de nuestra confianza.

Sin embargo, existe una gran diferencia entre ser cuidadoso con ciertos temas, y ser eliminarlos completamente de tu vida.

En mi caso particular, son 7 años de experiencia en cinco organizaciones relacionadas con la religión o el diálogo interreligioso, y una con derechos LGBTQ. Pero conozco otra gran cantidad de protocolistas que tienen gran experiencia en colaborar en la organización de grandes eventos religiosos y políticos.

Sugerir que ese tiempo invertido debería de desaparecer de nuestro curriculum por una mera cuestión de afinidad ideológica con el entrevistador, resulta tremendamente ofensivo; y dice mucho más del criterio profesional del entrevistador, que del entrevistado.

Nos encontramos en un contexto social en el que las redes sociales y la inmediatez de la información nos está permitiendo poner cada y voz a muchas personas que antes sólo veíamos a través de una hoja de papel. Esto implica beneficios, pero también un desafío: el desafío de saber ser tolerantes.

¿O quién nos dice que el organizador del 3er Salón del Manga de determinado municipio, o el coordinador de un retiro Bahá’í no han demostrado unas excelentes capacidades organizativas en ellos?

Por supuesto, siempre podemos (como me pedía un amigo el otro día) intentar eliminar aquellos resultados de Google relacionados con nuestro nombre que pueden no «quedar bien». Sin embargo, si las empresas cada vez buscan personas con más carácter individual, y quieren enfocarse menos en los aspectos «oficiales» y más en los humanos, deberán de asumir que los individuos son diversos y plurales; y ninguna institución puede permitirse que sus empleados sean embajadores de esta un 100% del tiempo (especialmente con los sueldos actuales).

Por otro lado, tanto la religión como la política tienen un lugar en el currículum vitae, especialmente en el del protocolistas. Porque, señores, esos eventos no se organizan solos.

Y la religión y la política tienen, en muchas ocasiones, un lugar en las conversaciones. El saber estar no se demuestra evitando hablar de ellos, sino haciéndolo de forma honesta pero respetuosa y conciliadora. De todo puede hablarse siempre y cuando se sepa cómo y cuando.

Y vosotros ¿qué opináis?

 

Imagen: «Looking for balance» por fady habib bajo licencia Creative Commons

De «coronaciones»: los medios de “información” y el protocolo

Corona y cetro

Hoy ha sido un día importante para la gran mayoría de protocolistas: no todos lo días abdica un rey a favor de su sucesor y tenemos la oportunidad de presenciar este importante despliegue de ceremonial en vivo.

Es también una ocasión destacada para los medios de comunicación. Todo el mundo quiere ver en directo cada detalle del acto, cada ángulo, incluso aquellos que no tienen muy en gracia a la monarquía. Queremos saber qué sucede en cada momento. Continuar leyendo

La filosofía detrás del Protocolo

Protocolo en diálogo intercultural

Cuando mencionamos la palabra “protocolo”, el conjunto de imágenes que normalmente surge en nuestras mentes está relacionado con grandes banquetes, estrictas normas, interminables títulos, muchos cubiertos y un rígido ceremonial. Sin embargo, como cualquier otra práctica o disciplina, el protocolo va más allá.

Uno de los elementos que siempre me ha fascinado ha sido la comunicación, en su aspecto más esencial. Esto ha determinado mis estudios ¡y también este blog! Ya sean redes sociales, interacción empresa-cliente, traducción, díalogo intercultural o protocolo, sigue englobándose dentro de los procesos de comunicación. Continuar leyendo

Facebook vuelve a agregarte a todos los grupos en los que hayas estado

Los nuevos miembros gracias al fallo

Actualización: Al parecer está afectando paulatinamente. Hay gente a la que aún no le ha sucedido. Y ha ido extendiéndose en las últimas horas. Por favor, id revisando vuestra lista de grupos.

Actualización 2: Si os fijáis en los nuevos miembros de esos grupos, veréis que tienen un gran número de miembros nuevos, todos ellos añadido «hace una hora» (capturas al final del artículo).

Grupos Facebook

Reencuentro con tus Grupos Facebook

¿Recuerdas ese grupo al que te invitaron furtivamente? ¿Ese mismo del que te fuiste? ¿O aquel del que te marchaste como método de protesta?

Bien, Facebook (probablemente en pro de Acción de Gracias) quiere volver a reunirte con viejos amigos (y enemigos). ¡Y que mejor forma de hacer esto que volviendo a añadirte automáticamente a todos los grupos Facebook en los que hayas estado desde que creaste tu cuenta! Continuar leyendo

Los últimos recortes en protocolo: errores protocolarios del gobierno español

V Conferencia de Presidentes de CC. AA.

Los últimos recortes de la administración pública parece que no son en protocolo. Y esto no ha de ser malinterpretado, no es la cantidad de protocolistas lo que se recorta, si no la calidad (o incluso presencia) de su trabajo. Como todos sabemos, entre las funciones de este, se encuentra la sencilla tarea de asegurar que las banderas ondean donde y cuando deben, y que lo hacen correctamente.

A pesar de parecer un detalle sin importancia, es uno de los errores más visuales y que, para más inri, se perpetúa en el tiempo por medio de imágenes y vídeos. Más aún, esas imágenes son a menudo utilizadas por otros medios e incluso organismos oficiales. Continuar leyendo

Notas de prensa, comunicados y dosieres

Hemos de evitar el abuso de reclamo

Uno de los mayores pilares de cualquier empresa u organización es la comunicación. A través de ella promocionamos y damos a conocer nuestra actividad.

En este aspecto los medios de comunicación son uno de los canales preferidos a la hora de dar a conocer esta información a nuestros cliente/usuarios potenciales y al público en general. Sin embargo, cómo y cuándo transmitimos esta información puede convertir una útil herramienta en un arma de doble filo. Continuar leyendo