De «coronaciones»: los medios de “información” y el protocolo

Corona y cetro

Hoy ha sido un día importante para la gran mayoría de protocolistas: no todos lo días abdica un rey a favor de su sucesor y tenemos la oportunidad de presenciar este importante despliegue de ceremonial en vivo.

Es también una ocasión destacada para los medios de comunicación. Todo el mundo quiere ver en directo cada detalle del acto, cada ángulo, incluso aquellos que no tienen muy en gracia a la monarquía. Queremos saber qué sucede en cada momento.

La labor de los medios es titánica, pero también simple en lo que respecta al tipo de información que deben ofrecer: información contrastada y veraz. Algo que parece que varios medios se han dejado en el tintero durante la proclamación de S.M. El Rey Don Felipe VI.

Sí, proclamación. No coronación.

Y es que parece que diversos medios se han empecinado en cambiar el ceremonial de hoy, aunque sólo sea sobre papel. Una y otra vez, a pesar de los tuits y comentarios de mano de varios protocolistas apuntando al error.

«Pero…¡si había una corona!¡Yo la he visto!» Correcto, ahí esta:

Ahora bien, «coronación» implica una acción, la acción de «coronar». Séase, colocar la corona en la cabeza de alguien. ¿Alguien ha visto a la corona moverse de sitio a la cabeza de algún rey? Yo al menos no lo he visto. Pero esto no ha evitado que varios medios de comunicación se lanzasen a coronar al nuevo Rey:

 

Por tener, hemos tenido hasta hashtag #CORONACIONFELIPEVI. Aunque, sin lugar a dudas, lo más destacable ha sido este artículo en Protocolo.org titulado: La coronación de Felipe VI como símbolo histórico.

¿Por qué, si había una corona y había un rey, no ha habido Coronación?

La coronación de un monarca es una legitimación de su poder, ya sea por cuestión dinástica o por voluntad divina. Debemos recordar que hace unos cuantos siglos, esta era la costumbre en la mayoría de monarquías europeas, en la que el Rey era tal por mandato divino; y era pues ungido y coronado.

Hoy en día, la única casa real europea en la que el monarca es coronado, es la británica. En este enlace podéis ver el procedimiento ceremonial de la coronación.

Sin embargo, nuestro Rey (del mismo modo que los monarcas del resto de monarquías europeas), es Proclamado, como bien establece el Artículo 61 de la Constitución sobre la que jura y que establece el procedimiento:

1. El Rey, al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas.

Es comprensible que un error así pueda pasar desapercibido a personas cuya formación o profesión no está relacionada con el ámbito. Pero, precisamente porque existe una tendencia a confundir ambos términos, los medios de comunicación tienen una doble obligación de informar adecuadamente y educar.

Proclamación Rey Juan Carlos I

Proclamación Rey Juan Carlos I

¿Por qué es esto importante? Porque no se trata de un hecho aislado. Nos hemos encontrado con ello no hace mucho, en las noticias sobre la «dimisión» de S.S. el Papa (el Papa renuncia, no dimite ni abdica).

La calidad de información en los medios, especialmente aquellos más jóvenes y centrado en las redes sociales y versiones digitales, está cayendo en picado. Y, señores/as, el periodismo, has tener unos mínimos de calidad. Si no, no es periodismo, es publicar por publicar.

Más lamentable aún es ver este tipo de errores de mano de fuentes protocolarias, a protocolistas jugando a vaticinar hechos, citando a medios en lugar de a fuentes directas (como bien comenta este artículo de Pilar Muiños); o encontrarse declaraciones como las de Nacho Montes en Telecinco, diciendo que «Letizia debería haber llevado un vestido largo, recto y rojo» y que lo que ha hecho es una «falta de protocolo» (no vamos ni a comentar ese último comentario, teniendo en cuenta la temperatura, la clara intención de un ceremonial sencillo que tenía la Casa Real, ni el hecho de que rojo-largo-liso nos recuerde demasiado a… ¡vaya!¡a indumentaria de la Reina Sofía en la anterior proclamación!¡cuanta originalidad!).

Esperemos que esta nueva tendencia vea pronto su fin, y podamos reconciliar al protocolo con los medios de comunicación nuevamente. Y vosotros ¿qué opináis sobre ello?

1 Comments

Deja un comentario