Voxpressing: La publicidad en los medios, al alcance de todos.

Voxpressing

Nota: Lamentablemente el servicio ya no se encuentra disponible.

Anuncio TV

Tu anuncio aquí

¿Cuantas veces nos hemos quedado mirando la publicidad de la televisión y divagando sobre ella?

“¿Cómo pueden publicar eso?”, “¿Cómo se gastan dinero en algo así?”, “¡Lo que haría yo si tuviese la oportunidad de llegar así a todo el mundo!”. Continuar leyendo

Páginas Google Plus, finalmente

Páginas Google Plus
Páginas Google Plus

Páginas Google Plus

Si estás al tanto, aunque sólo sea ligeramente, de las últimas noticias de social media, esta no habrá pasado inadvertida. Google Plus ha lanzado su plataforma de “páginas” para empresas o marcas.

Hace unas semanas nos sorprendía con el (tremenda, tremeeendamente esperado) lanzamiento de Google Plus para Google Apps, permitiéndonos así a muchos, dejar de deambular entre dos cuentas diferentes. (Aún quedamos a la espera de la prometida herramienta para migrar nuestros “perfiles provisionales”). Continuar leyendo

La gran falacia: El Marketing crea necesidad

Publicidad Retro
Publicidad Retro

Publicidad Retro en los años 50

Una de las afirmaciones más extendidas, incluso por profesionales del sector del Marketing, es que este crea necesidades en el consumidor. Nada más lejos de la verdad y, en este artículo, me gustaría argumentar por qué se ha lleva a realizar tal afirmación.

El argumento inicial para defender la  afirmación se basa en que, el Marketing, muestra nuevos productos que, de no ser conocidos, no formarían parte del rango de productos del mercado y, por lo tanto, no serían comprados y/o “queridos”. Continuar leyendo

Fracasar por tocar lo que no debes: caso Firefox

Guerra de exploradores
Guerra de exploradores

Guerra de exploradores

Entre las funciones de toda empresa se encuentra la de innovar. Es necesario ofrecer un mejor servicio o producto, cada día. Muchos afirmarán que los salarios de directivos de grandes empresas son desorbitados. Sin embargo, desorbitada es también la responsabilidad que recae sobre la decisión de qué innovar, cuándo y cómo.

Por supuesto, acabaremos equivocándonos.

Peor aún que eso, es intentar subsanar nuestro error con una tirita o, como suelo decir yo, al estilo “windows”. Al final nos encontramos con un entramado de parches y tiritas y empalmes que no se sostienen solos. Y, ante todo, una credibilidad y confianza ausente por parte de nuestro usuarios.

Este es, sin duda, el caso de Firefox.

 

Antes de la hecatombe

Firefox en Japón

Firefox en Japón

En un tiempo no muy lejano existía un explorador que era mágico. ¡Plantaba batalla al tradicional Internet Explorer! Podría crear pestañas por arte de magia, y tenía un rendimiento admirable. ¡Las páginas se veían como debían de verse! Y sus opciones para desarrolladores, ¡evitaban tener que utilizar software extra!

Era tal la satisfacción, que yo mismo, en cuanto se planteaba alguna duda respecto a IE, afirmaba: “Eso no es una explorador” -instalaba Firefox- “ESTO, es un explorador”. Todos éramos felices en ese 3.6

La hecatombe

Y entonces…llegó Firefox 4.

Fue la primera vez que vi la ruedita multicolor de espera de mi Macbook durante más tiempo en todo el uso que le he dado. La primera vez que Firefox se cerraba por un error al intentar escribir una publicación en WP. Bueno, la primera, y la segunda…y la tercera…Más o menos cada 10 minutos.

Por si fuera poco, a esta versión le añadieron lastres. Y una panza más grande, para que consumiese ingentes cantidades de recursos.

Después del fin del mundo

Después de ello, sacaron Firefox 5.

Muchos vimos el cielo. Muchos confiamos ciegamente. Rezamos a los dioses cibernéticos. Pero nada pasó.

Ni tampoco en Firefox 6….Ni, finalmente, en el 7. El que estaba convirtiéndose en el navegador por excelencia nos había traicionado a todos.

Muchos afirman que se trata de una mala configuración por parte del usuario, que el usuario debe de configurar A y luego B…

Si el usuario no puede disfrutar de nuestro producto directamente “salido de la caja”, algo estamos haciendo mal. Si estamos pidiendo al usuario que realice diferentes configuraciones simplemente para navegar, algo estamos haciendo mal. Y este mal, tarde o temprano, terminará reflejándose en la estadísticas:

Estadísticas Exploradores 2011

Estadísticas Exploradores 2011

Lo que debemos aprender

Innovar es necesario, es una parte ineludible de nuestro trabajo con el producto. Pero muchas veces tendemos a innovar con lo que creemos que los clientes necesitan. Nos preguntamos “¿Es esto bueno para el cliente?” en lugar de “¿Cree el cliente que esto es bueno?”. Si lo es, pero el cliente no lo cree, deja de serlo.

Empresas como Firefox o Facebook han demostrado el gran miedo que tienen a reconocer que se han equivocado. Podrían haber retirado la versión y haber seguido trabajando en ella, modificándola. En lugar de ello, prefieren pensar en algún “arreglo” que ponerle.

Debemos de mantener aquello que hace que nuestros cliente lo sean. Sin excepciones.

6 consejos para elegir el dominio ideal

Eligiendo el dominio web
Eligiendo el dominio web

Eligiendo el dominio web

La importancia de elegir una buena localización para nuestro negocio u organización, aunque no ha sido sustituida, sí ha sido prácticamente a la elección del dominio web ideal. La web es nuestro segundo emplazamiento, y tiene todos los votos para convertirse en el primero. Si la localización de un local muchas veces condiciona hasta el propio nombre de la empresa ¿por qué debería de ser diferente con el dominio?
¿No crees que sea importante? Atento a http://www.schwarzkpof.com ¿Que ciudadano de a pie es capaz de recordar eso?

El huevo o la gallina 

Si nuestra organización o empresa ya está establecida, no tenemos por qué preocuparnos por este punto. Sin embargo, si vamos a crearla, es importante que tengamos en cuenta el dominio. Elegir un dominio diferenciado puede ser motivo suficiente para cambiar el nombre de nuestra marca o empresa.

Es posible que el nombre “Super SEO” nos encante. Pero, valga la redundancia, nuestro trabajo posicionamiento será una ardua tarea. Es por ello que, a continuación, os dejo algunos consejos que pueden ayudar a elegir un dominio web adecuado:
[custom_list type=”check”]

  • Evita los tópicos: Aléjate de ellos como si te persiguiese un demonio. www.elmejormarketing.com NO es una opción. No la consideres, a no ser que se trate del lema de una campaña temporal. Definitivamente NO. Google cae cada vez menos en esas tretas y la confiabilidad que ofrece al ojo del usuario es de -10.
    Sé que es algo que recomiendan muchos “consultores”, pero supongo que si estáis aquí es porque queréis que os sea sincero.
  • Intenta no usar iniciales: En ocasiones, no hay mayor problema, ya que se tratan de iniciales muy poco frecuentes. Sin embargo, es recomendable realizar una búsqueda para comprobar los resultados a partir de nuestras iniciales.
  • No utilices nombres extensos: Dos palabras, juntas , es algo aceptable. Más, es un exceso. Y, cuanto más larga sea la dirección, más pereza le dará al usuario entrar.
  • Evita guiones o caracteres extraños: Los guiones son necesarios en ocasiones, no queda otra. Pero intenta evitar caracteres no comunes. ¡Ten en cuenta los teclados internacionales!
  • Adquiere el dominio .com: Si estás registrado en un dominio que no sea ese, adquiérelo tambien. Son apenas 5€ más al año y podrás redirigir a todos esos despistados que lo marcan por inercia. (Utiliza la redirección 301).
    Los dominios de un solo sufijo son preferibles a los de dos (.org en lugar de .org.es)
  • Sé tu mismo: Tu identidad y la de tu empresa antes que el posicionamiento. El posicionamiento puede compensarse, una primera impresión, incluso siendo la de una URL, no.

 [/custom_list] 

Ahora tenéis algo más en lo que pensar cuando vayáis a decidir el nombre de vuestra marca. ¿Cómo elegisteis vosotros vuestro dominio?

Facebook, lo estás haciendo tremendamente mal

Romper con Facebook
Romper con Facebook

Romper con Facebook

Si la noticia el Martes era la apertura pública de Google Plus y cómo esto podía afectar a la “mudanza” desde Facebook, parece que Facebook ha dejar su puesto a la nueva red social haciendo los peores cambios posibles.

Podíamos aceptar los pequeños cambios. Esa nueva versión del chat, en la que no podía hacer clic sobre un avatar de una persona con la que chateabas, ni te mostraba únicamente tus contactos conectados, sino los que Facebook consideraba que querías ver.

También esa nueva opción de videollamada que nadie utiliza. O la geolocalización en las publicaciones. ¡Incluso esta última podía parecernos un avance!

Pudimos aceptar, a regañadientes, que Facebook cambiase el estado del Newsfeed para mostrar únicamente aquellas publicaciones de los amigos de amigos con los que más interactuábamos; podíamos modificarlo con un clic.

Tampoco importaba que Facebook nos sugiriese las fotos que podríamos querer ver.
Tuvimos que aceptar que quitase las invitaciones páginas, las implementase otra vez para los administradores de estas, y volviese a quitarlas de nuevo.

 

Sin embargo…

 

Como usuario de Facebook no puedo aceptar que la principal red social a nivel mundial haya entrado en un bucle vicioso de paranoia competitiva contra Google Plus. Y si, digo la red social principal porque, mal nos pese, Facebook fue la red social que revolucionó el mundo del socialmedia, y esto hay que reconocerlo.

Todo esperábamos mejoras, claro está. Pero una mejora está basada en mantener la calidad de lo que ya tienes, no en un giro de 180 grados.

 

Lo que no podemos aceptar

 

Definitivamente no puedo aceptar que Facebook, como dueño y señor de mi Facebook, decida que las notificaciones del Newsfeeds mostrarán sólo “la mayoría” de actualizaciones de mis amigos. ¿Y si quiero ver todas? Tengo que cambiarlo uno a uno.

Tampoco podemos aceptar esa absurda ventana lateral. ¿De verdad crees Facebook que me importa que alguien haya hecho me gusta en su propio estado?

O practicamente forzarnos a agregar a un grupo a los nuevos amigos cuando los invitamos.

Facebook…

Odio hacia el nuevo Newsfeeds

Odio hacia el nuevo Newsfeeds

…a lo largo de la semana recibirás miles, probablemente millones de quejas sobre los nuevos cambios. La mía es “No eres Google Plus”. Una empresa no puede presuponer continuamente que quieren sus usuarios, debe de contrastarlo.

Dedicamos cientos de artículos a explicar por qué es tan importante meditar un cambio, realizar pruebas, conocer la opinón del cliente; antes de perderlo.

¿Es el fin de Facebook? El arraigo a Facebook es muy fuerte, estamos acostumbrado a él. Sin embargo ha abierto una brecha para que otras redes sociales, como tuenti en españa, o Google Plus a nivel mundial, se hagan un hueco aún más grande.

Y a vosotr@s ¿qué os parecen los cambios de Facebook?

 

PYME, las redes sociales no son sólo para clientes

Redes Profesionales
Redes Profesionales

Redes Profesionales

No podemos negar que las redes sociales es una herramienta indiscutiblemente útil a la hora de promocionar nuestros productos o servicios. Como PYMEs o individuos podemos utilizarlas como canal para dirigirnos de forma directa y natural a nuestros público.

Sin embargo, el uso de las redes sociales no termina ahí. Las redes sociales no son únicamente un canal empresa -> cliente, sino también un estupendo medio a través del cual crear o estrechar relaciones con otras empresas de nuestro sector.

De la misma forma que lo que subyace tras una feria, más allá de atraer clientes, es conocer y entablar relaciones con otras personas de  nuestro sector, así debería reflejarse también en las herramientas sociales actuales.

 

Muy bien pero ¿qué redes sociales puedo utilizar para ello?

[custom_list type=”check”]

  • LinkedIN

    LinkedIN

    Las de siempre: Las redes sociales como Facebook, Twitter o Google Plus, que utilizamos a diarios, son excelentes lugares para entablar contacto. Una pequeña conversación en los comentarios de un enlace o un retuit pueden convertirse en el inicio de una relación más estrecha. A través de estar relaciones se puede establecer un vínculo informal con otras empresas.

  • Redes sociales especializadas: Además de las redes sociales diarias, existen redes sociales especializadas en el contacto profesional. Una de las más conocidas, LinkedIn, no ofrece la oportunidad de ofrecer públicamente nuestro currículum, posicionarnos en diferentes temática, grupos, redes e incluso establecer vínculos con nuestras compañía y compañeros de trabajo.
    Entre este grupo de redes sociales también tenemos a Xing, Neurona.com y eConozco.

[/custom_list]

Estas dos opciones no son exclusivas una de la otra, el sobrio contacto de una red social profesional no es incompatible con la oportunidad de un contacto más informal en el resto de redes.

 

Los beneficios

 

A diferencia de una página web, una red social es algo vivo y dinámico. Las redes sociales son un estupendo lugar para mostrar a compañer@s de sector a nuestra empresa en funcionamiento.

El contenido que compartimos, la actitud hacia nuestros clientes o usuarios, los proyectos que desarrollamos e incluso el tono de nuestro comentarios son elementos cruciales en esta impresión y pueden llegar a causar gran simpatía en la persona o personas adecuadas.

Además, debemos de ver esto como un valor añadido del uso de las redes sociales ya que, con la misma inversión de tiempo, simplemente orientando hacia, o teniendo en cuenta este factor, estamos abriendo un nuevo canal de relaciones hacia nosotros.

Estoy seguro de que algun@ de vosotros ha obtenido fruto de este tipo de contactos en las redes ¿os animáis a compartir la experiencia?

El Community Manager hereje no usa RSS

Alimenta tu RSS
Alimenta tu RSS

Alimenta tu RSS

Conoces las redes sociales ¡son fantásticas! Recibes una gran cantidad de información, y la compartes. Sin duda ya posees un buen flujo de información que te mantiene relativamente al día. ¿Por qué usar el RSS?

Sin ánimo de entrar en obviedades, la función del community manager no se limita únicamente a la gestión de la comunidad. Una de las obligaciones del buen community manager es mantenerse informado. Y, el RSS, es una herramienta esencial para hacerlo.

¿Cual es la diferencia?

El contenido que obtenemos a través de las redes sociales, de las personas que seguimos en Twitter, o las páginas de las que somos fan tienen un valor cualitativo. La gente comparte lo que le gusta. Sin embargo, este es un criterio muy subjetivo.

¿Puedes imaginar la gran cantidad de noticias y artículos que la gente puede no estar compartiendo, siendo auténticos diamantes? Además, si te dedicas únicamente a compartir contenido en las redes sociales que proviene DE las redes sociales, entramos en un bucle en el que todos compartimos lo mismo.

Pero hay aún más motivos:

[custom_list type=”check”]

  • Actualidad: Hemos comentado que los artículos tienen valor cualitativo ¿pero y la actualidad? ¡Muchos de esos artículos pueden ser de hace semanas! Y a mucha gente, además de leer esos artículos, le gusta estar actualizada. Disponer de las últimas noticias en el propia día y ser de los primer en compartirlas, es un valor añadido.
  • Perspectiva: Las redes sociales tienden a duplicar el contenido, el mismo artículo sobre la renuncia de Steve Jobs, rodando y rondando, y volviendo a rondar. Si tuvieses tres artículos, tendrías más información.
  • Inspiración: La inspiración es caprichosa y hay un dicho que dice “una vez visto, todos listos”. Esto tiene su parte “buena”. Cuando lees las ideas que han tenido otros estas suscitan otras nuevas. ¡Incluso puede que un artículo dando una opinión totalmente contraria!

[/custom_list]

¿Por qué el RSS?

Flujo RSS

Flujo RSS

Porque tienes dominio sobre él. El RSS es un flujo sobre el que tú tienes la batuta de director, que decide que afluente entra y cual no. Soy de la opinión de que, si bien hay flujos RSS “de base” u obligatorios para cualquier community manager de X sector, el resto es lo que caracteriza este flujo.
[custom_list type=”check”]

  • La costumbre es otro de los grandes beneficios: abrir el RSS a las mañana debe de ser algo a lo que nos acostumbremos. Así evitaremos escribir un artículo sobre el iPhone 5 para ese día si, de repente, esa noche Apple ha anunciado el iPhone 6. ¡Nadie va a querer oír hablar del 5!
  • La comodidad de tener 50 blogs o páginas en una aplicación de escritorio o de smartphone ¡o incluso tenerlos sincronizados! es algo que no tiene precio.

[/custom_list]

Soy de la opinión de que “dime que tienes en tu RSS y te diré quién eres”. El RSS es algo personal, debes de caracterizarlo con los flujos que te interesan y que, a su vez, caracterizarán lo que publiques, y la información de la que dispongas.

¿Consejos? No intentes ser el primero, intentar ser el mejor. Siempre habrá un gigante como Mashable que ofrezca un mega-artículo más rápido que tú. Lo que las personas buscan no es que reproduzcas el contenido de tu RSS, si no que lo filtres a través de tu estilo.

Como se que a todos nos gustan los detalles personales, yo personalmente utilizo Reeder (para Mac). Soy algo maniático con la estética e influencia mucho la forma en la que leo las cosas y esta aplicación (aunque no es nada barata) me parece lo suficientemente agradable como para que no influya en mi lectura de RSS.

A la derecha podéis ver algunos ejemplos de lo que tengo en mi RSS. Y vosotros ¿qué tenéis en vuestro RSS?

¿Mercadeo, mercadotecnia o Marketing?

El uso adecuado de las palabras
El uso adecuado de las palabras

El uso adecuado de las palabras

Con el surgimiento de nuevas técnicas e invenciones, son necesarios nuevos términos. En muchas casos formados por composiciones de palabras latinas, en otros adquiriendo, por medio del uso, un término en determinada lengua que se extrapola al resto.

Este es el caso del término Marketing. Proveniente del inglés: Market = mercado, incluyendo el sufijo -ing le damos carácter de infinitivo, cuya traducción literal es “mercadear”.

Sin embargo, ¿es apropiado el uso de una traducción literal? El Market de Marketing viene a hacer referencia a que esta técnica estudia el “mercado” del producto. Sin embargo, en castellano, usado en el lenguaje coloquial, hace referencia al “mercado de frutas”. Por otro lado, utilizado en un contexto profesional, hacer referencia al mercado de producto.

¿Por qué es tán importante esta connotación?

Si hablamos con unos amigos y queremos comentar algo sobre nuestra nueva campaña en la empresa de “mercadeo”, esta palabra puede ofrecer connotaciones que no deseamos. En primer lugar su relación con el mercado físico. En segundo lugar su terminación -deo. Esta terminación no tiene un sonido realmente positivo. De hecho el “mercadeo” de algo, puede llegar a sonar realmente peyorativo.

¿Y mercadotecnia?

El Marketing es una técnica, un conjunto de procesos, no una tecnología, ni está relacionada directamente con esta (o al menos no de forma inherente). Si bien sufijo -tecnia tiene su origen en el griego con significado de “ciencia o arte” hemos de ajustarnos a las connotaciones actuales del sufijo, reconociendo que su uso como lexema en palabras como bionanotecnología, biotecnología, fitotecnología o nanotecnología, marca una notable atribución social que dista de su significado original.

En artículos anteriores he defendido el uso del vocabulario castellano para palabras que tendemos a tomar de la lengua anglosajona: como “link”, cuando tenemos enlace, o “trackback”, cuando podemos utilizar retroenlace.
Sin embargo, hay palabras cuya connotación prefiero tener en cuenta. Si fuésemos totalmente exactos, diríamos Página Red, en lugar de Página Web, aunque decimos “La Red”.

Al dirigirnos a un mercado español debemos de tener en cuenta el correcto uso de estas palabras. Marketing puede no ser, definitivamente, una palabra castellana, pero su uso, desde mi punto de vista es el más acertado cuando hacemos referencia a esta técnica. Y, al fin y al cabo, nuestro objetivo es hacer que nuestro publico se sienta cómodo con el lenguaje que utilizamos.