6 consejos para elegir el dominio ideal

Eligiendo el dominio web
Eligiendo el dominio web

Eligiendo el dominio web

La importancia de elegir una buena localización para nuestro negocio u organización, aunque no ha sido sustituida, sí ha sido prácticamente a la elección del dominio web ideal. La web es nuestro segundo emplazamiento, y tiene todos los votos para convertirse en el primero. Si la localización de un local muchas veces condiciona hasta el propio nombre de la empresa ¿por qué debería de ser diferente con el dominio?
¿No crees que sea importante? Atento a http://www.schwarzkpof.com ¿Que ciudadano de a pie es capaz de recordar eso?

El huevo o la gallina 

Si nuestra organización o empresa ya está establecida, no tenemos por qué preocuparnos por este punto. Sin embargo, si vamos a crearla, es importante que tengamos en cuenta el dominio. Elegir un dominio diferenciado puede ser motivo suficiente para cambiar el nombre de nuestra marca o empresa.

Es posible que el nombre “Super SEO” nos encante. Pero, valga la redundancia, nuestro trabajo posicionamiento será una ardua tarea. Es por ello que, a continuación, os dejo algunos consejos que pueden ayudar a elegir un dominio web adecuado:
[custom_list type=”check”]

  • Evita los tópicos: Aléjate de ellos como si te persiguiese un demonio. www.elmejormarketing.com NO es una opción. No la consideres, a no ser que se trate del lema de una campaña temporal. Definitivamente NO. Google cae cada vez menos en esas tretas y la confiabilidad que ofrece al ojo del usuario es de -10.
    Sé que es algo que recomiendan muchos “consultores”, pero supongo que si estáis aquí es porque queréis que os sea sincero.
  • Intenta no usar iniciales: En ocasiones, no hay mayor problema, ya que se tratan de iniciales muy poco frecuentes. Sin embargo, es recomendable realizar una búsqueda para comprobar los resultados a partir de nuestras iniciales.
  • No utilices nombres extensos: Dos palabras, juntas , es algo aceptable. Más, es un exceso. Y, cuanto más larga sea la dirección, más pereza le dará al usuario entrar.
  • Evita guiones o caracteres extraños: Los guiones son necesarios en ocasiones, no queda otra. Pero intenta evitar caracteres no comunes. ¡Ten en cuenta los teclados internacionales!
  • Adquiere el dominio .com: Si estás registrado en un dominio que no sea ese, adquiérelo tambien. Son apenas 5€ más al año y podrás redirigir a todos esos despistados que lo marcan por inercia. (Utiliza la redirección 301).
    Los dominios de un solo sufijo son preferibles a los de dos (.org en lugar de .org.es)
  • Sé tu mismo: Tu identidad y la de tu empresa antes que el posicionamiento. El posicionamiento puede compensarse, una primera impresión, incluso siendo la de una URL, no.

 [/custom_list] 

Ahora tenéis algo más en lo que pensar cuando vayáis a decidir el nombre de vuestra marca. ¿Cómo elegisteis vosotros vuestro dominio?

Firebug: el complemento imprescindible para webmasters

Firebug Logo

 

Firebug LogoIncontables veces miramos nuestra web y vemos una imagen fuera de lugar, un texto sin el tamaño adecuado, un borde descuadrado o, simplemente, no sabemos dónde modificar un parámetro concreto (como el color del texto de una zona concreta).

Siempre me han preguntado cómo soy capaz de adivinar qué hay que cambiar y a donde ir para hacerlo. Nada de magia, nada de trucos. Bueno, tal vez si sea un truco, pero no es más que el conocido Firebug.

Firebug es un complemento para el explorador Firefox que tiene sus primos hermanos en otros exploradores como Chrome. Sin embargo, en este artículo me centraré en él y os lo mostraré breve y gráficamente.

 

¿ Para qué sirve Firebug ?


Firebug nos permite ver y detectar el código HTML, CSS e incluso Javascript de nuestra web y modificarlo a tiempo real. Para aquellos no duchos en estos términos, nos permite ver, en una sola interfaz, todos los archivos (y sus consecuentes parámetros) que dan forma al contenido de la página actual en la que estamos.

Supongamos, por ejemplo, que no me gusta el color, el tamaño o la fuente del “Pagina web personal y blog” que veis arriba.

Extiendo Firebug y la herramienta para seleccionar elementos.

Herramienta Firebug

Después hacemos clic en el elemento, en este caso “Pagina web personal y blog”

Herramienta Firebug

 

Como podéis ver, al seleccionar el elemento nos indica la línea final del HTML. También los parámetros CSS o de estilo, que son los que determinan el estilo, en este caso, del texto. Así, sabemos que la fuente es una Georgia, y el color un#864a4a, incluso el tamaño o si está en cursiva.

Si queremos modificarlo, tan sólo tenemos que ir a nuestro gestor de archivos de servidor y modificar el archivo en la línea que nos indica.

Pero, sin embargo, lo mejor de Firebug es que, si antes de modificarlo, quieres ver cómo queda, solo tienes que hacer doble clic para cambiar el parámetro.

Podemos añadir nuevas líneas de código, o modificar las existentes, todo ello, sin realizar ningún cambio real, y sin salir de nuestro explorador. (Ojo, no refresquéis la página o perderéis los cambios. Y, si queréis otro consejo, no hagáis muchos a la vez o, la hora de hacerlo reales, no recordaréis cuales son.)

Otra de las ventajas que tiene es que pueden integrarse servicios como el YSlow, que nos permitirá medir en cuanto tiempo se carga nuestra página y qué cosas debemos de hacer para mejorarlo, según las preferencias de los exploradores.

 

Fácil y útil ¿eh? Echadle un vistazo, lo mejor de ello, es que es gratis.

¡Dejar un comentario también es gratis! 😀

 

Perder clientes por tu página web; una realidad.

Diseño Web

 

¿Te representa tu web?Hace unos días uno amigo estaba decidiéndose por una empresa para solicitar un servicio. Me pidió consejo, y me pasó el enlace a la página web de una empresa con unos precios realmente asequibles. Con sólo abrir la página deseché la empresa.

Algunos consideraran que es una simple cuestión de prejuicios. Sin embargo mi experiencia me ha demostrado que, si bien no debemos dejarnos llevar por la imagen, esta siempre ofrece mucha información, información de valor incalculable.

De la misma forma en la que es importante ir arreglado a una entrevista de trabajo, también lo es presentarse “arreglado” ante unos clientes.

Como explico en la sección de Diseño Web de mi web/blog, nuestra página web es nuestra tarjeta de presentación hoy en día. Y esta, es una realidad a la que las empresas han de saber responder.

 

¿Que errores comentan las empresas en sus páginas web?

Diseño: Uno de los principales problemas con los que nos encontramos es el diseño. Ya sea por falta de gusto del responsable de la empresa, o por incompetencia de quien la haya diseñado. El diseño es crucial. Crucial. Nadie quiere una empresa desaliñada.
El responsable de la empresa deberá de tener en cuenta que, su criterio, no es el criterio de los clientes.

Información: Créeme, nadie se va a leer esa estupenda página dónde, en 10 parrafos, explicas toda la historia de tu empresa. No, no siquiera añadiéndole un par de dibujitos.

Marketing desafasdo: Últimamente me encuentro con experimentados profesionales con grandes conocimientos del sector y del marketing que repiten hasta la saciedad el gran conocimiento que tienen sobre el marketing. Claro está, se les olvida mencionar que  se trata de un marketing del siglo XIX en el que el lema “¡¡¡OFERTA!!! ¡¡¡COMPRA YA!!! ¡¡¡SOMOS LO QUE BUSCAS!!!” en Arial 30 en ROJO es muy “cool” y consideran que Times New Roman 12 es clásico cuando, en realidad, se pasa de retrógrado.

Imágenes: La imágenes de stock son un recurso muy útil, pero también un arma de doble filo. Si, aunque no lo creas, todo el mundo sabe que esa secretaria de sonrisa profident no trabaja en tu empresa ¿Por qué? Porque la pobre no tiene horas suficientes para trabajar en todas las empresas en cuya página web se encuentra su foto.

Mal uso: Tienes Twitter, Facebook y un Blog. Y la única entrada que tienen los tres desde hace un año es la de prueba.

 

¿Algunos útiles consejos para remediar los errores?

 

Diseño Web No te fies de tu gusto. Es importante que diferenciemos entre lo que es “la imagen que queremos transmitir” y nuestra capacidad para transmitir esa imagen en una web. No caigas en el error de creer que, porque eres el responsable, debes de saberlo todo.
Elige un buen diseñador web, jóven, y con experiencia. Transmítele tu idea, y dale rienda suelta. He visto páginas horrendas hechas por grandes diseñadores simplemente por capricho del cliente. ¡Confía en tu diseñador! Tu web ha de ser diferente, ha de entrar por los ojos.

Resume, sintetiza. Y si no, añade una “leer más” o la opción de descargar los males y penurias de tu empresa en un cómodo PDF. Define tu empresa, tus objetivos. Utiliza palabras clave, pero no abuses de ellas, o parecerás un político.
Haz uso de tablas, llaves, gráficas. Tendemos a prestar más atención al texto si vemos estos elementos.

Si no conoces el marketing, no lo uses. Nadie te dijo que es una arma de doble filo ¿cierto? Déjalo en manos de un experto o implica a todo tu equipo a través de técnicas como el brainstorming. Y cuando digo TODO, me refiero a TODO el equipo.

En ocasiones, una imágen real, realizada con una buena cámara, es mil veces mejor que una imágen de stock. Personalmente, no confío en empresas que tienen un 100% de imágenes de stock en su web. La gente también quiere ver humanidad en tu empresa, incluso conocer las caras de quienes trabajan en ellas.

Si no tienes tiempo o recursos para hacer uso de las redes sociales, no las incorpores. La redes sociales necesitan de una persona (como mínimo) dedicadas completamente a ellas y el blog. No subestimes su complejidad.

 

Si sigues estos pasos, conseguirás una web actual, real y funcional. Pero, por encima de ello, es importante que valores la importancia de tu página web. La inversión que realices en ella no es “un gasto más”, es una inversión a largo plazo que repercutirá en al imagen y los beneficios de tu empresa u organización.

Con humildad, cautela, intención y aceptación al cambio, todo es posible.

Y vosotros ¿cuidais la imágen de vuestra web?

 

¿Qué es Joomla? Joomla! básico

Logo Joomla!

 

 

Logo Joomla!

¿Has intentado crear tu página web sin apenas conocimientos y sólo has encontrado soluciones llenas de publicidad y pocas posibilidades? ¿O tal vez ya has oído hablar de las opciones open source y, concretamente, de Joomla, pero no sabes exactamente que es?

En este artículo intentaré responder a ambas cuestiones de una manera clara y sencilla, explicando, a rasgos muy generales (que extenderé en futuros artículos) qué es Joomla!.

Joomla! es un proyecto open source (código abierto) que comienza en el año 2005 para dar respuesta a una necesidad, por parte de la comunidad, de una herramienta sencilla y completa para crear sus propios sitios web.

Joomla! parte del grupo de aplicaciones web que se han desarrollado últimamente denominados CMS (Content Management System) o Sistema de Gestor de Contenidos.

 

¿Qué es un CMS, y en qué se diferencia de crear una web directamente en HTML?


Hablando rápido y mal, un CMS como Joomla! nos proporciona una estructura ya funcional para crear nuestro sitio web de manera que sólo tengamos que insertar el contenido (texto, imágenes) y publicarlo, todo a través del propio sistema, sin necesidad de conocimientos de código (si bien son recomendable).

Para hacer una comparación plana, pondríamos decir que es la diferencia entre utilizar el Excel sin aditivos, o utilizar el Contaplus, en el que, una vez introducidos los datos contables, puede sacar, directamente, un modelo de contabilidad listo y preparado.

Es posible que muchos de vosotros hayáis tenido o usado un blog. En la plataforma del blog (como por ejemplo Blogger), apenas tienes que especificar unas categorías, hacer click en Nueva Entrada para un nuevo artículo directamente.

 

Entonces ¿Qué hace diferente a Joomla! de una aplicación como Blogger?


En primer lugar, Joomla! se instala en el propio servidor hosting (alojamiento). Con una simple asignación de una base de datos y una carga de unos ficheros por FTP, tan sólo tiene que abrir la URL de tu página web, seguir uno pasos y ¡Tachán! Listo.

En segundo lugar, si bien Joomla! puede ser utilizado para crear una página de “estilo Blog”, su potencial reside principalmente en la ingente cantidad de accesorios de diversas clases que tiene, que explicaré más adelante. Joomla! es más que una aplicación para crear un Blog, Joomla! es un sistema a través del cual puedes crear una página web corporativa con todas las utilidades que siempre soñaste.

Como he mencionado en el primer punto, el funcionamiento de Joomla! es prácticamente idéntico al de cualquier CMS. Sin embargo, para aquellos que no estén familiarizados con ellos, haré una breve explicación, con dos imágenes muy visuales que he encontrado.

Esquema Funcionamiento Joomla!

Esquema Funcionamiento Joomla!

 

Como he comentado, para instalar Joomla!, se han de subir una serie de archivos y carpetas a la raíz de nuestro servidor web. Si aún no tiene un servidor web, echa un vistazo a mi recomendación. El archivo index.php es archivo principal que se visita al teclear la URL de tu página web.

En Joomla!, este archivo llama automáticamente al index.php de tu Plantilla de Joomla!. La plantilla contiene la estructura de la página web. Dependiendo de si usamos la plantilla predefinida u otra diferente, tendremos una estructura distinta. Para haceros una idea, en mi página web (aunque no está realizada con Joomla!, si no con WordPress – del que hablaré más adelante) podéis ver que hay una parte superior, un cuerpo central y una parte inferior; así como la parte central esta dividida en dos. La plantilla marcará precisamente eso, los “lugares” o “huecos” en los que se encuentra el contenido de la web (así como el estilo de estos). A estos “lugares” se les denomina posiciones.

Pero este archivo de la plantilla no devuelve al usuario únicamente la estructura, si no que también hace una llamada PHP a todo el contenido que hayamos decidido poner.


Ahora os voy a explicar cómo se divide el “contenido”. Joomla! divide su “contenido” en Artículos, Componentes, Módulos y Plugins.

Los artículos son las propias páginas, que normalmente ocupan la posición central, el “hueco del texto”. En este sentido, podemos configurarlos para que tengan un estilo “Blog”, con fecha de creación, el autor, la categoría en la que se encuentra, etc… O que únicamente aparezca el texto. De esta manera, tendremos una página web “estática”; por ejemplo, un “Sobre nosotros”. Los artículos se organizan en secciones que, a su vez, se organizan en secciones y a su vez en categorías. Esto es útil si queremos, por ejemplo, mostrar en una página una lista de todos los artículos de la categoría Jazz dentro de la sección Música.

Los componentes son aplicaciones completas y accesorias a Joomla!; se instalan en nuestra página web subiendo un .ZIP y se integran perfectamente y administran a través de la propia administración de la página. Por ejemplo, un foro. Instalando una aplicación específica, obtendremos un foro instantáneamente en nuestra web, sólo tendremos que especificar dónde lo queremos y crear las categorías de esta (y, si lo deseamos, personalizar sus parámetros)

Los módulos son, muchas veces, accesorios a los componentes. Por ejemplo, en el caso del foro, si quisiésemos poner en la página principal, en la posición derecha (respecto al contenido-texto) de nuestra web las últimas entradas del foro, instalaríamos un módulo de se componente que lo hiciese automáticamente y especificaríamos que se colocase en esa posición.

Los plugins son pequeñísimas aplicaciones con utilidad funcional. Por ejemplo, facilitar conectividad con facebook, o servir de puente entre dos aplicaciones. No requieren excesiva explicación.

Joomla!, trae de per se una serie de “componentes” o “aplicaciones” integradas, todo lo que necesitamos para hacer una página web sencilla: Creación de menús y sus ítems, módulos de encuestas, registro y gestión de usuarios, módulos para colocar banners rotatorios, un CSS editable para definir el aspecto de la página, varias posiciones…

Sin embargo, dada la extensión y desarrollo de sus extensiones (componentes y módulos) es imposible no caer en la tentación de usarlos: módulos flash, redes sociales totalmente integradas, sistemas de atención a clientes mediante tickets, gestores de descargas, tiendas online…TODO lo que puedas imaginar, de veras. Y todo utilizando una interfaz WYSIWYG (What you see is what you get = Lo que ves, es lo que obtienes) que viene a decir que no tienes que andar entrando en el código si no que, si quieres algo en X posición, sólo tiene que ir a ese algo y en posición, elegir X 🙂 (hablando rápido y mal nuevamente).

Extenderé más información, pero no quiero hacer la entrada más extensa, de modo que, resumamos:

 

Joomla! es una “aplicación” completa que te ofrece una estructura para crear tu web con unos conocimientos nulos o mínimos de código. Es altamente configurable y tiene todo tipo de extensiones para las necesidades más dispares.”


¿Ventajas?


►  Es gratis $. Y tiene a todo un grupo de desarrolladores y comunidad trabajando por mejorarlo.

►  Es rápido, seguro y fácil de manejar.

►  Tiene un mercado de fondo en el que encontraremos opciones que nos harán la experiencia aún más fácil (como fabulosas plantillas ya preparadas 🙂

 

¿Desvetajas?

 

►  El código es complicado de modificar y algo engorroso. Para aquellos que quieran usar Joomla! a su imagen y semejanza, no es la mejor opción.

►  Muchas estupendas extensiones son de pago. A diferencia de otro CMS como WordPress, hay que pagar por alguna maravillosas extensiones. Sin embargo, he de decir que, en muchas, merece bien la pena.

►  La última versión (1.6) ha decepcionado mucho. Aún sigo recomendando usar la 1.5

 

Como he comentado, iré ampliando la información, tan sólo quería ofreceros una perspectiva general. ¿Dudas? ¿Opiniones? ¡Comentad!