Explicando qué es la “nube” desde la “nube”

Cloud computing

 

Cloud computingLa nube o “Cloud” no deja de perseguirnos con los últimos lanzamientos. Principalmente, los de los gigantes como Facebook, Apple, Google, Amazon…

Pero ¿Qué es la nube?

El término nube se utiliza para denominar a aquellos lugares de la red en los que podemos almacenar y compartir información. Viéndolo así, podríamos decir que todo Internet es una “nube” sin embargo, el término “cloud” ha adquirido una connotación y uso específicos que deben de ser considerados.

El término cloud nace del crecimiento orgánico del uso de Internet. En los últimos años, el uso del ordenador ha pasado de estar focalizado en el software o programas de escritorios a encontrarse en la web, directamente. Es a esto a lo que llamamos cloud, o cloud computing.

La nube se entiende, a rasgos generales, como las plataformas o aplicaciones a través de las cuales podemos almacenar, compartir e interactuar con diferentes tipos de archivos o información.

Un claro y conocido ejemplo de ellos es Facebook, en el cual almacenamos nuestras imágenes. Estas permanecen ahí independientemente de donde nos encontremos. No importa que utilicemos otro terminal para conectarnos, o nuestro propio terminal “muera”. Siempre estarán ahí, en la nube.

Y bien ¿dónde está esa nube?

De la misma manera que las páginas web se alojan en empresas de alojamiento (valga la redundancia) que almacenan la información en unos “discos duros” (hablando mal y pronto) que están conectado con la red públicamente (aunque de forma segura), cuando guardamos, “subimos”, o compartimos archivos o información, esta se almacena en los servidores de la plataforma a la que lo “subamos” o compartamos.

Entonces ¿toda la “nube” tiene la misma función?

Si y no. El principal objetivo de la “nube” es que el individuo puede acceder a la información en cualquier lugar, en cualquier momento, desde cualquier terminal, con una simple conexión a internet.

Sin embargo esto tiene diferentes usos:

  1. Social: Como veis en Facebook y en Twitter y demás redes sociales, el objetivo es mantener siempre conectada nuestra información y disponible para nuestros [email protected], independientemente de que estemos o no en nuestro terminal.
  2. Gestión: Es el mercado principal de esta tecnología. ¿Por qué tener tu programa de contabilidad o de gestión de clientes en tu escritorio cuando puedes tenerlo online y que el personal de tu empresa puede acceder a el en cualquier momento? Los CRM en la “nube” (Customer Relationship Managers) son un claro ejemplo de ello. Pero va más allá, siendo capaces de tener un “escritorio” completo en la “nube” al que puede acceder varias personas.
  3. Personal: Estás de vacaciones y no quieres tener que enviarte toda tu música, o tus archivos, ¡o películas! Si los tienes en la “nube” podrás acceder a ellas, siempre.
  4. Optimización: Recientemente, esta tecnología se ha extendido al CDN con, por ejemplo, el proyecto S3 de Amazon. Básicamente, te ofrece tener una réplica del caché de tu página en varios servidores alrededor del mundo, en lugar de únicamente en el de tu hosting. ¿La ventaja? Que una persona de España no cargará el contenido desde EEUU (si tu servidor se encuentra ahí), si no del punto más cercano. Esto implica mayor rapidez de carga, menos espera: satisfacción.

 

¿Es todo esto “seguro”?

No más seguro que tener el dinero en un banco. Este siempre puede ser robado.
Cada plataforma ofrece unas medidas de seguridad diferentes, aunque ninguna es invulnerable. Como todas las cosas, hay que saber darle un uso adecuado.

Si no confías en la nube, sube únicamente contenido que no sea comprometido para tí. De todas formas hay que tener en cuenta que, en la gran mayoría de los casos, un ordenador de sobremesa conectado a internet es mucho más vulnerable que un servidor protegido por la última tecnología de seguridad a disposición de la empresa.

¿Es este el futuro?

Mi opinión es que si. Tenemos la necesidad de tener todo ya, aquí y ahora. Tecnologías como el iCloud de Apple, el Dropbox y muchas otras, que nos permiten acceder a todo, en cualquier lugar… ¡o incluso sistemas operativos completamente online como el desarrollado por google que comentábamos en este artículo!

¿Y vosotros? ¿Ya estáis en las “nubes”?

Os dejo este vídeo (en inglés) y ¡espero vuestro comentarios!

 

¿Qué es un Trending Topic?

Trending Topic

 

Trending TopicLas palabras Trending Topic se han convertido en algo cotidiano cuando hablamos de Redes Sociales, o incluso más concretamente, de Twitter.

¿Qué es un Trending Topic?

A efecto generales, un Trending Topic es una tema de actualidad, resumido en pocas palabras. Esto está estrechamente relacionado con la herramienta de hashtags de Twitter (las etiquetas # que se utilizan para categorizar nuestro tweets).

Por poner un claro ejemplo de ello, en el momento de la Boda Real, el Trending Topic o #TT fue #royalwedding.

 

Pero, ¿por qué son tan importantes los Trending Topics?

Un Trending Topic no es únicamente un tema de actualidad, es un foco de atracción, un agujero negro que se alimenta y se extiende (si, tenéis razón, menudo ejemplito) y del que se puede sacar partido entrando, de manera controlada, en su dinámica.

Si podemos aventurar cual va a ser el próximo tema de actualidad, y nuestra empresa,organización,blog o web está relacionado con él, podemos, por así decirlo “cubrirlo”. De ahí que los Trending Topics hayan supuesto una revolución para el periodismo.

En un artículo anterior en el que explicába qué es el Marketing, señalaba la importancia de anticiparse a las necesidades e intereses de nuestros usuarios potenciales y objetivo. Esta es una útil herramienta para hacerlo.

 

¿Cómo podemos estar al tanto de los Trending Topics?

Como suelo decir, si necesitas una herramienta, probablemente ya esté inventada. 🙂

Servicios como el que nos ofrece TwittScoop nos ayuda a conocer cuales son son los temas en auge.

Hacer uso de estas herramienta forma parte del día a día del Community Manager y, créeme, a tus usuarios les gustará saber que estás al tanto de las últimas noticas y que compartes sus intereses.

¿Qué es el Marketing?

Manzana

 

ManzanaMarketing es un término que está en boca de todos actualmente. La expansión y desarrollo de sus técnicas y herramientas ha derivado en la masificación del término.

Encontramos “Ah, eso es marketing” o “Menudo marketing” por doquier. Sin embargo ¿sabemos lo que significa realmente?

La mejor y más completa definición de marketing que he encontrado, es la siguiente de Ivan Thompson:

 

“El marketing es un sistema total de actividades que incluye un conjunto de procesos mediante los cuales, se identifican las necesidades o deseos de los consumidores o clientes para luego satisfacerlos de la mejor manera posible al promover el intercambio de productos y/o servicios de valor con ellos, a cambio de una utilidad o beneficio para la empresa u organización.”

Con esta definición entendemos por tanto que:

El marketing es un conjunto de procesos. Esto implica una variedad de acciones concatenadas que actuan en diferentes direcciones con un mismo objetivo.

Identifica las necesidades de los cliente para satisfacerlos. Y, muchas veces, intenta anticiparse.

A cambio de un beneficio para la empresa. ¡No podría ser de otra manera! Nadie trabaja gratis ¿cierto?

 

Si remarco esto tres puntos es porque considero importante tener en cuenta que, si bien el marketing es un método para generar beneficios, este objetivo no es “a toda costa”. Más aún, se consigue a través de la satisfacción del cliente.

El factor de la anticipación describe claramente el “cuidado” que tiene el marketing por el consumidor, y la importancia que da a sus necesidades, preocupaciones y satisfacción. En este contexto surge el debate sobre si el marketing “crea necesidades” o estas ya subyacen en el propio individuo. Mi opinión al respecto es que tenemos, de per se, una “necesidad” de comodidad y reconocimiento y que, cualquier “nueva necesidad”, se supedita a estas.

Es también importante remarcar que el marketing es un conjunto de procesos y no una sola acción o proceso. A menudo, relacionamos el marketing con la acción de “convencer”; vamos a lanzar un producto y queremos convencer al mundo de que es bueno.
Tener una visión general de los procesos que engloba el marketing (como es el estudio de mercados) no ayuda a entender que el marketing sigue un extenso proceso previo antes de la creación del producto; para que este sea creado, antes debe de identificarse una necesidad por parte del consumidor y una predisposición a adquirirlo.

Una de las reglas de oro que siempre aplico es que no se puede convencer a alguien de que quiere algo. O, mejor dicho, se puede; sin embargo, tarde o temprano el consumidor se percatará del engaño y dirigirá su frustración hacia nuestro producto o incluso nuestra empresa.

De modo que, para comprender el marketing, debemos entender que el “Plan de Marketing” comprende no sólo al producto, sino un exhaustivo análisis del entorno (en futuros artículos hablaré más extensamente sobre el Plan de Marketing)

Habiendo acotado los rasgos del marketing, hablemos de NOes.

El marketing no es moda, si bien esta puede derivar de un éxito conducido a través del marketing.
El marketing no es publicidad, si bien usa este medio como parte de las herramientas de difusión.
El marketing no pretende mentir al consumidor. Sugestionar, incitar, acercar, pero nunca mentir (¡Ojo! Es la teoría).
El marketing no es una secta, ni está relacionado con la “magia negra”. (Esto también es teórico).

Pero, ahora nos preguntamos, ¿de dónde surge la necesidad de todo este proceso?

 

Antecedentes

 

Muchas fuentes afirman que el marketing existe desde el momento en el que sea un intercambio comercial. Sin embargo, habiendo entendido el marketing como un conjunto de procesos, podemos localizarlo en el marketing alrededor de los años 60.

Hasta ese momento el producto del comercio se había basado en una dinámica en la que existía una gran cantidad de usuarios para una muy reducida variedad de productos. El comprador compraba lo que se vendía, y no a la inversa (situación actual). Este “sometimiento” por parte del comprador hacía innecesario el atractivo del producto, su promoción o mejora. La rentabilidad marcaba el ritmo.
En un contexto en el que el tipo de comercio predominante era el “ultramarinos” donde la exposición y el contacto del consumidor con el producto se limitaba al máximo, el marketing no tenía lugar.

A partir de los años 60, con el florecimiento de nuevas necesidades y la proliferación de un mayor número de competidores, surge la necesidad de diferenciación del producto. En ese momento, en ese preciso instante, surge el marketing.

 

El marketing hoy en día

 

Redes SocialesMucho ha llovido desde entonces y, al recordar viejos comerciales televisivos, no nos queda más que reírnos. En medio siglo el marketing se ha desarrollado, ampliando sus horizontes a un espectro global y propagándose como un virus a través de todos los medios. Encontramos marketing detrás de cada lanzamiento, fusión empresarial, cambio de imagen coporativa.

Con la llegada de las redes social y su inesperado impacto sobre la población mundial, el marketing ha encontrado en ella su nueva fuente de oro, haciendo del SEO o el Community Managing algo imprescindible para el buen merchandiser de hoy en día.

En conclusión, entendemos que el marketing es un conjuto de procesos; que busca anticiparse y satisfacer las necesidades del cliente para obtener un beneficio económico; que surge como un medio para diferenciar el producto; que, como cualquier herramienta, puede utilizarse de una manera no ética, sin dejar que esta pase a describirla; que no es la moda o la publicidad son accesorias o derivadas y nunca la totalidad del marketing.