Protocolo ¿profesión e ideología?

El protocolo inteligente
Acto de vasallaje

Acto de vasallaje

Uno de los tópicos más vinculados con la profesión de protocolo es la excesiva seriedad, solemnidad y un excesivo tradicionalismo rancio y obsoleto. No es ningún secreto que una visión popular del profesional de protocolo es el de una persona muy «tiquismiquis», con una caprichosa obsesión por las formas y tradicionalismos más propios de otra época. A esto llega a adherirse incluso un alineamiento político de tipo conservador. Continuar leyendo

¿Mercadeo, mercadotecnia o Marketing?

El uso adecuado de las palabras
El uso adecuado de las palabras

El uso adecuado de las palabras

Con el surgimiento de nuevas técnicas e invenciones, son necesarios nuevos términos. En muchas casos formados por composiciones de palabras latinas, en otros adquiriendo, por medio del uso, un término en determinada lengua que se extrapola al resto.

Este es el caso del término Marketing. Proveniente del inglés: Market = mercado, incluyendo el sufijo -ing le damos carácter de infinitivo, cuya traducción literal es “mercadear”.

Sin embargo, ¿es apropiado el uso de una traducción literal? El Market de Marketing viene a hacer referencia a que esta técnica estudia el “mercado” del producto. Sin embargo, en castellano, usado en el lenguaje coloquial, hace referencia al “mercado de frutas”. Por otro lado, utilizado en un contexto profesional, hacer referencia al mercado de producto.

¿Por qué es tán importante esta connotación?

Si hablamos con unos amigos y queremos comentar algo sobre nuestra nueva campaña en la empresa de “mercadeo”, esta palabra puede ofrecer connotaciones que no deseamos. En primer lugar su relación con el mercado físico. En segundo lugar su terminación -deo. Esta terminación no tiene un sonido realmente positivo. De hecho el “mercadeo” de algo, puede llegar a sonar realmente peyorativo.

¿Y mercadotecnia?

El Marketing es una técnica, un conjunto de procesos, no una tecnología, ni está relacionada directamente con esta (o al menos no de forma inherente). Si bien sufijo -tecnia tiene su origen en el griego con significado de “ciencia o arte” hemos de ajustarnos a las connotaciones actuales del sufijo, reconociendo que su uso como lexema en palabras como bionanotecnología, biotecnología, fitotecnología o nanotecnología, marca una notable atribución social que dista de su significado original.

En artículos anteriores he defendido el uso del vocabulario castellano para palabras que tendemos a tomar de la lengua anglosajona: como “link”, cuando tenemos enlace, o “trackback”, cuando podemos utilizar retroenlace.
Sin embargo, hay palabras cuya connotación prefiero tener en cuenta. Si fuésemos totalmente exactos, diríamos Página Red, en lugar de Página Web, aunque decimos “La Red”.

Al dirigirnos a un mercado español debemos de tener en cuenta el correcto uso de estas palabras. Marketing puede no ser, definitivamente, una palabra castellana, pero su uso, desde mi punto de vista es el más acertado cuando hacemos referencia a esta técnica. Y, al fin y al cabo, nuestro objetivo es hacer que nuestro publico se sienta cómodo con el lenguaje que utilizamos.

Explicando qué es la “nube” desde la “nube”

Cloud computing

 

Cloud computingLa nube o “Cloud” no deja de perseguirnos con los últimos lanzamientos. Principalmente, los de los gigantes como Facebook, Apple, Google, Amazon…

Pero ¿Qué es la nube?

El término nube se utiliza para denominar a aquellos lugares de la red en los que podemos almacenar y compartir información. Viéndolo así, podríamos decir que todo Internet es una “nube” sin embargo, el término “cloud” ha adquirido una connotación y uso específicos que deben de ser considerados.

El término cloud nace del crecimiento orgánico del uso de Internet. En los últimos años, el uso del ordenador ha pasado de estar focalizado en el software o programas de escritorios a encontrarse en la web, directamente. Es a esto a lo que llamamos cloud, o cloud computing.

La nube se entiende, a rasgos generales, como las plataformas o aplicaciones a través de las cuales podemos almacenar, compartir e interactuar con diferentes tipos de archivos o información.

Un claro y conocido ejemplo de ellos es Facebook, en el cual almacenamos nuestras imágenes. Estas permanecen ahí independientemente de donde nos encontremos. No importa que utilicemos otro terminal para conectarnos, o nuestro propio terminal “muera”. Siempre estarán ahí, en la nube.

Y bien ¿dónde está esa nube?

De la misma manera que las páginas web se alojan en empresas de alojamiento (valga la redundancia) que almacenan la información en unos “discos duros” (hablando mal y pronto) que están conectado con la red públicamente (aunque de forma segura), cuando guardamos, “subimos”, o compartimos archivos o información, esta se almacena en los servidores de la plataforma a la que lo “subamos” o compartamos.

Entonces ¿toda la “nube” tiene la misma función?

Si y no. El principal objetivo de la “nube” es que el individuo puede acceder a la información en cualquier lugar, en cualquier momento, desde cualquier terminal, con una simple conexión a internet.

Sin embargo esto tiene diferentes usos:

  1. Social: Como veis en Facebook y en Twitter y demás redes sociales, el objetivo es mantener siempre conectada nuestra información y disponible para nuestros amig@s, independientemente de que estemos o no en nuestro terminal.
  2. Gestión: Es el mercado principal de esta tecnología. ¿Por qué tener tu programa de contabilidad o de gestión de clientes en tu escritorio cuando puedes tenerlo online y que el personal de tu empresa puede acceder a el en cualquier momento? Los CRM en la “nube” (Customer Relationship Managers) son un claro ejemplo de ello. Pero va más allá, siendo capaces de tener un “escritorio” completo en la “nube” al que puede acceder varias personas.
  3. Personal: Estás de vacaciones y no quieres tener que enviarte toda tu música, o tus archivos, ¡o películas! Si los tienes en la “nube” podrás acceder a ellas, siempre.
  4. Optimización: Recientemente, esta tecnología se ha extendido al CDN con, por ejemplo, el proyecto S3 de Amazon. Básicamente, te ofrece tener una réplica del caché de tu página en varios servidores alrededor del mundo, en lugar de únicamente en el de tu hosting. ¿La ventaja? Que una persona de España no cargará el contenido desde EEUU (si tu servidor se encuentra ahí), si no del punto más cercano. Esto implica mayor rapidez de carga, menos espera: satisfacción.

 

¿Es todo esto “seguro”?

No más seguro que tener el dinero en un banco. Este siempre puede ser robado.
Cada plataforma ofrece unas medidas de seguridad diferentes, aunque ninguna es invulnerable. Como todas las cosas, hay que saber darle un uso adecuado.

Si no confías en la nube, sube únicamente contenido que no sea comprometido para tí. De todas formas hay que tener en cuenta que, en la gran mayoría de los casos, un ordenador de sobremesa conectado a internet es mucho más vulnerable que un servidor protegido por la última tecnología de seguridad a disposición de la empresa.

¿Es este el futuro?

Mi opinión es que si. Tenemos la necesidad de tener todo ya, aquí y ahora. Tecnologías como el iCloud de Apple, el Dropbox y muchas otras, que nos permiten acceder a todo, en cualquier lugar… ¡o incluso sistemas operativos completamente online como el desarrollado por google que comentábamos en este artículo!

¿Y vosotros? ¿Ya estáis en las “nubes”?

Os dejo este vídeo (en inglés) y ¡espero vuestro comentarios!

 

El chico que está todo el día en FB; el Community Manager.

Becaria Community Manager

 

Community ManagingEl sábado tuve el placer de deleitarme con la divertida entrada de Comunidades Virtuales: Frases WTF en Social Media. Al menos, todo lo divertido que puede ser leer un artículo así y, al terminarlo, darte cuenta de que has vivido más de la mitad de las situaciones.

Una curiosa tendencia de la PYMES es, precisamente, intentar incorporar las herramientas en auge directamente a través del método, como yo lo llamo, “si-ponme-un-poco-de-eso-también”, que se basa en incorporar algo porque has escuchado que es lo último.

Más llamativo aún es el caso de muchos community managers, que te muestran como publican en Facebook y Twitter y, de la noche a la mañana, se convierten en Community Managers, y además, casi con sarna, te lo muestran “Mira mira, estoy ‘manageando’ una community, ¡soy un CM!”.

 

El error de los bloggers

 

Meditando a través de del artículo de Gema en Tc sobre cómo ayuda la AW al SEO, llegué a la conclusión de que, en parte, los bloggers tenemos parte de culpa en la comprensión de estas herramientas por parte de quien las desconoce.

Un blogger con un pequeño blog personal, ha de saber un poquito de todo: un poquito SEO, un poquito de Community Managing, un poquito de Analítica Web, un poquito de Marketing, un poquito de Redacción. De la misma manera en la que debería de saber de CSS, HTML, herramientas CSS y otra ingente cantidad de puntos.

Una vez adquiridos estos conocimientos, tendemos a divulgarlos a forma de consejos, pretendiendo ayudar a los que siguen nuestro mismo camino.

El problema radica en que estos consejos, o nuestros conocimientos de estos campos, sean tomados como la totalidad de ellos.

No es, ni por asomo, el mismo trabajo SEO el que se realiza con un blog personal y pequeño, que con una web corporativa o un blog con un equipo detrás, y así sucesivamente. Desconocer este punto nos lleva, en parte, a la situación actual.

 

El error de las empresas

Becaria Community ManagerMuchos y muchas de vosotros, por suerte o desgracia, sabéis que el título de este post no es, en absoluto, exagerado. Y, de hecho, estoy seguro de que lo identificáis automáticamente con un tipo muy concreto de responsable.

A menudo, surge la necesidad de infravalorar aquello que desconocemos, quitándole valor y mérito; surge el pensamiento de que, como responsables que somos, no puede haber algo que no conozcamos después de nuestros largos años de experiencia.

El Community Managing se ha convertido en el “target” principal, hoy en día, de ese pensamiento; relegándolo al trabajo que el becario ha de hacer cuando no tenga otra cosa que hacer. En el mejor de los casos, se coloca a una persona no apta para el puesto, cuyo conocimiento de las redes sociales es únicamente a nivel de usuario.

Suficiente para que el responsable, en el poteo con otras empresas, y antes la mención de las redes sociales, pueda decir “Si, nosotros también tenemos de eso”.

 

El error de los Community Managers

 

Se da la misma infravaloración, o incluso peor, en el Community Manager espontáneo. El Community Manager espontáneo es aquel que, después de descubrir que es capaz de crear una Página Facebook, publicar contenido, crear un cuenta en Twitter, utilizar hashtags y saber qué son los TT, considera que el término que mejor le define es el de Community Manager.

Creo haber comentado más de una vez que el trabajo de un Community Manager es a jornada completa. Un puesto por el que siento un profundo respeto ya que yo, personalmente, no soy capaz de lidiar con la avalancha en mi RSS a diario.

Más aún, hablamos de una persona con habilidades natas en la gestión y dinamización de grupos humanos, y otra serie de cualidades que son imprescindibles para el correcto y fructífero desarrollo de esa “comunidad”.

Este caso no es, en absoluto, aislado. Y encontramos “Reponsables de Marketing” que por integración vertical entienden una matrioska. Nunca olvidaré a una conocida de otro sector que se encontraba de prácticas en un hotel y comentaba que estaba haciéndoles marketing, tras lo cual sacó un tríptico y me lo enseñó. Eso era todo.

 

Consecuencias

 

En el mejor de los casos, nuestra interacción en el espectro de las redes sociales será simplemente infructuoso y pobre. En el peor, y más probable, una mala gestión de estas puede llegar a afectar a la propia productividad e imagen de la empresa.

En el segundo punto resulta aún más sencillo, cuando esa persona se encuentre con un Community Manager o opte a tal puesto en una empresa, se dará de bruces contra el suelo. Algo de lo que, sin duda, uno puede recuperarse con humildad y ganas de aprender.

 

En conclusión, el responsable de la empresa u organización, ha de comprender la importancia y complejidad de las funciones del Community Manager. Creedme cuando os digo, que una empresa mediana no tiene personas a horario completo en ese puesto únicamente para actualizar el estado del Facebook.

También es importante no hacer ostentación de algo que no conocemos en su totalidad, incluso, en ocasiones, no hacer ostentación ninguna. Es mucho más decoroso decir que “tenemos conocimientos en community manager” que pecas y caer en la boca del lobo. Porque todos sabemos ser “el chico que está todo el día en el Facebook”, pero, ¿cuando sabemos ser un Community Manager?

 

¿Sólo o solo? Con leche y sin RAE, gracias.

RAE

 

RAEA finales del año pasado la Real Academia de la Lengua Española nos sorprendía con sus “novedosas” propuestas de cambios en la ortografía. Así sólo pasaría a dejar de acentuarse excepto en caso de extrema ambigüedad, la “y griega” sería denominada “ye”, y guión prescindiría igualmente de la tilde.

No es necesario recordar la polémica que suscitaron dichas afirmaciones. Las páginas Facebook del estilo de “Yo seguiré llamando y griega a la ye” no tardaron en aparecer en nuestros muros. A los que, hay que decírlo, me uní a todas ellas sin vacilar; y nos soy, por así decirlo, un hombre de páginas Facebook). Finalmente, la Real Academia de la Lnegua Española fue concesiva permitiendo que aquellas personas que quisieran seguir utilizando la tilde, lo hiciesen.

Unos meses después del acontecimiento la polémica aun persiste. ¿Dónde? En el día a día. Ahora resulta que usar la tilde  es un símbolo de purismo y tradicionalismo. ¡No bromeo! Hace unos días estaba manteniendo una conversación virtual y, en ese conexto, apareció el temido “sólo”. La reacción fue la siguiente:

 

–  ¿Por qué le pones tilde a “sólo”?
–  Porque la lleva.
–  Pero puedes escribirlo sin ella, ¿por qué te molestas?
–  Tambiéno escribir “asín” y no lo hago.

 

Y es que, en los últimos años, palabras como “asín” han comenzado a formar parte de nuestro innovador diccionario ¡comprobadlo!  Y es por ello que cada vez resulta más difícil decir que es correcto o no. De hecho, muchas veces temo decir que X uso no es correcto y que lo sea en pocas semanas.

¿Nos encontramos ante un intento de adapatarse a la evolución del lenguaje o estamos propociando la pérdida de la norma? Personalmente, considero que argumentar el cambio bajo la premisa de que “al fin y al cabo van a escribirlo sin tilde” me resulta bastante pobre. En otro tiempos, cuando alguien actuaba de forma incorrecta, se le corregía, no se cambiaba la norma. Pero esto último parece ser algo que ha pasado a la historia junto a la “y griega”.

De modo que, aquí solo me encuentro debatiéndome sólo entre el solo y el sólo. Lo que me recuerda que tengo un café (con leche, no solo) esperandome.

Solo o acompañado, soy una de esas persona que se niegan a renunciar a esa pequeña tilde. ¿Y vosotros?

¿Qué es un Trending Topic?

Trending Topic

 

Trending TopicLas palabras Trending Topic se han convertido en algo cotidiano cuando hablamos de Redes Sociales, o incluso más concretamente, de Twitter.

¿Qué es un Trending Topic?

A efecto generales, un Trending Topic es una tema de actualidad, resumido en pocas palabras. Esto está estrechamente relacionado con la herramienta de hashtags de Twitter (las etiquetas # que se utilizan para categorizar nuestro tweets).

Por poner un claro ejemplo de ello, en el momento de la Boda Real, el Trending Topic o #TT fue #royalwedding.

 

Pero, ¿por qué son tan importantes los Trending Topics?

Un Trending Topic no es únicamente un tema de actualidad, es un foco de atracción, un agujero negro que se alimenta y se extiende (si, tenéis razón, menudo ejemplito) y del que se puede sacar partido entrando, de manera controlada, en su dinámica.

Si podemos aventurar cual va a ser el próximo tema de actualidad, y nuestra empresa,organización,blog o web está relacionado con él, podemos, por así decirlo “cubrirlo”. De ahí que los Trending Topics hayan supuesto una revolución para el periodismo.

En un artículo anterior en el que explicába qué es el Marketing, señalaba la importancia de anticiparse a las necesidades e intereses de nuestros usuarios potenciales y objetivo. Esta es una útil herramienta para hacerlo.

 

¿Cómo podemos estar al tanto de los Trending Topics?

Como suelo decir, si necesitas una herramienta, probablemente ya esté inventada. 🙂

Servicios como el que nos ofrece TwittScoop nos ayuda a conocer cuales son son los temas en auge.

Hacer uso de estas herramienta forma parte del día a día del Community Manager y, créeme, a tus usuarios les gustará saber que estás al tanto de las últimas noticas y que compartes sus intereses.

Terminología anglosajona: ¿Uso o abuso?

Teléfono RU

 

Teléfono RUCon el desarrollo de nuevas teconologías y nuevos descubrimientos surge la necesidad de nuevos términos. En un contexto social internacional en el que la lengua inglesa se ha convertido en el lenguaje per excelence en la red (después del binario, claro está :P), es lógico pensar que se recurra a este a la hora de buscar un nuevo término con el que acuñar a un nuevo descubrimiento, ya sea algo físico, una teoría o incluso una técnica.

En ocasiones estos términos se extrapolan hasta nuestro propio lenguaje, pasando a formar perte de nuestro vocabulario diario. Ninguno de ellos forma parte intrínseca de nuestro lenguaje y, sin embargo, todos los conocemos como si los hubiésemos aprendido en pre-escolar.

¿Podemos decir que el uso de estos término amenace, de alguna manera, a la lengua a la que se importan? Considero que estos nuevos términos tan sólo llenan un vacío que el propio vocabulario de esa lengua no puedo llenar y que, en este sentido, no sólo no resultan un amenaza sino que, además, la enriquecen.

Muchos de estos términos ya son ampliamente usados y reconocidos en la sociedad hispanoparlante: Software, Hardware, Bug, Marketing, Feedback… son claros ejemplos de esta situación.

Sin embargo, hay otra gran cantidad de términos que poseen su propia traducción, muchas veces olvidada. Términos como e-mail, post, trackback, link, click; o malas traducciones de términos como logearse. Es muy común encontrarse este tipo de traducciones (o carencia de ellas) por parte de los usuarios. Pero, además, cada vez es más común encontrárselas de mano de traductores. ¿Es falta de desconocimiento, de criterio o de ganas? He escuchado a mucha gente excusarse bajo el cliché de “los cambios que conllevan los tiempo modernos” o “adaptarse a la nueva terminología”.

Si existe un término, ¿por qué no usarlo? Personalmente, considero que una de las funciones del traductor es interpretar y exprimir el lenguaje. En ocasiones, será el cliente quien requiera que se utilice cierta terminología (debido al carácter que quiere otorgar a su texto); en caso contrario, es labor del traductor ceñirse al lenguaje hasta que no quede más opción.

Otro punto muy común es la carencia de la interrogación o exclamación inicial, aunque esto no deriva únicamente de la introducción de nuevos término, por lo que lo dejo para un futuro artículo. Como siempre, es mi humilde opinión, pero términos como logeate, clickea o linkea, pueden conmigo.

¡A continuación os dejo una pequeña lista de términos que puede seros de utilidad!

Post: Entrada
Publish an entry: Publicar una entrada
Link: Enlace
Click: Clic  (Click here) Haz clic aquí
Trackback: Retroenlace
Log in: Conectarse
Log out: Desconectarse
Online: En línea
Offline: Fuera de línea/Desconectado
Home: Inicio
Tag: Etiqueta
Settings: Ajustes
Keywords: Palabras Clave
Meta-data: Meta datos
API Key: Clave API
RSS Feed: Canal/Fuente/Flujo RSS
Blog: Bitácora
Bookmark: Marcador
Dashboard: Panel de control

Estos son sólo un ejemplo de los cientos de términos que tenen su conocida y correcta traducción al castellano ¿se os ocurre alguno más?

Nota: Uno de los términos que más curiosidad despiera en mí es “entrepreneurship” que tiene como traducción el usado “emprendizaje”. Guardo la teoría de que el término inglés resulta ligéramente complicado de pronunciar y que es por ello que el término castellano ha tenido tanto éxito 🙂