El protocolo en las presentaciones

Correcto apretón de manos

 

Correcto apretón de manosTodos nos hemos encontrado alguna vez en la situación de tener que presentar a dos personas, ya sea en un contexto empresarial, social u oficial. En muchas ocasiones el orden resulta aleatorio pero, ¿existe realmente una manera de presentarse?

La respuesta es sí, y en este artículo intentaré ofreceros algunos consejos que pueden seros de utilidad.

En primer lugar es importante tener en cuenta que el protocolo es aplicado principalmente a contextos no familiares/cercanos. Aunque es bueno acostumbrarse a ellos ¡y no son tantos!

Uno de los principales factores que debemos de tener en cuenta a la hora de realizar presentaciones es la jerarquía, ya que ésta no es únicamente aplicada a las presentaciones, sino a otros numerosos aspectos protocolarios.

Tendremos en cuenta que la persona de mayor edad tiene prioridad sobre la joven, la mujer sobre el hombre,la persona casa sobre la persona soltera, y el parentesco familiar más cercano sobre el más lejano; así como la categoría profesional de la persona.

De este modo, presentaremos la persona joven a la mayor, el hombre a la mujer y sucesivamente.

Siempre se debe de utilizar un prefijo sencillo: “Por favor, permítame persentarle…” seguido del nombre y apellido de la persona y el cargo (o parentesco). El cargo irá antepuesto al nombre y apellido en caso de que este tenga gran relevancia. Ej.: “Permítame presentarle al Responsable de RR. HH., el Sr. Pérez Martines”.

Es siempre crucial mencionar el nombre y hacerlo de manera clara, de forma que la otra persona puede memorizarlo.
Responderemos a la presentación con un simple “Un placer” o similar.

 

¿Beso o Mano?


La respuesta, ante la duda, es mano. Si bien en nuestra sociedad está comúnmente aceptado el beso ligero en la mejilla, es importante tener en cuenta que se trata de un gesto que no a todo el mundo puede sentar bien.

En el caso de que la persona tenga un mayor rango que nosotros, esperaremos a que ella alargue la mano. La apretaremos ligera y brevemente, en posición vertical (debemos de tener en cuenta que dirigir la palma de la mano sobre la mano de la otra persona en un apretón implica “dominación” y lo contrario “sumisión” o “pérdida de control”. Si bien muchas personas desconocen este hecho, es mejor no arriesgarse, menos con un superior).

Evitaremos siempre hacer presentaciones en encuentros breves en la calle, en ascensores, o lugares públicos.

Los hombres se levantarán siempre (en caso de estar sentados) para saludar a la mujer. Esta, tan sólo está obligada si es una persona de mayor edad. Sin embargo, por educación, suele hacerse siempre.