¿No me sigues? Pues yo tampoco

Unfollow

 

Sígueme en Twitter“Sígueme” se ha convertido en un común y educado imperativo que encontramos en todas las páginas webs y blog. ¡Y nos gusta seguir! Sobre todo, tras haber disfrutado leyendo algún artículo de ese blog o web. Digamos que, hace que nos caiga bien 🙂 Y, si además, con un sólo click, participamos en su difusión, mejor que mejor.

Para el webmaster y el blogger, Twitter es una importante herramienta de difusión en la que, cuantos más seguidores tengas, más se extenderá el mensaje.

Considerando las estadísticas, más de un 90% de la gente que comparte contenido, lo hace en Twitter. Y es que la facilidad de esto anima a ello. Además, a través de los hashtags, podemos hacer llegar nuestro tweet incluso a personas que no nos siguen; algo poco probable en Facebook.

Como blogger, decidí hace poco hacerme un ejemplar del TwiBooklet, un pequeños ebook de escasas página que ofrecía consejos para aumentar tus seguidores en Twitter.

UnfollowEl método es sencillo, seguir a 100 personas por días(el máximo, si no me equivoco) y esperar a que te sigan. Una vez tengas el número estimado, te ofrecen un script para dejar de seguir a todos a la vez. De hecho hay una larga serie de aplicaciones web desarrolladas especialmente para ello. No puedo dejar en el clásico “Descubre quién te ha eliminado” del archiconocido Windows Messenger.

Yo, que soy así como muy ético (y espero que sea una tontería que no se pase nunca), me sentí un poco indignado, he de reconocer. Y es entonces cuando me percaté de que el “todo vale”, muchas veces relacionado con el marketing, había llegado a las redes sociales.

Personalmente, considero que Twitter es un importante canal de información y, muchas veces, no se trata de lo grande que sea el canal, sino de que vaya al lugar adecuado.

¿De qué nos sirve contratar a alguien para que nos consiga 100.000 “Me gusta” en Facebook, si luego vamos a tener a un ruso cuyo interés se encuentra más en los vegetales macrobióticos que en las redes sociales y el marketing?

Que se nos llegue a relacionar con el “spam” puede crear una reticencia hacia nuestra web o blog, perdiendo así, no sólo una posible impresión de esa persona en un futuro hacia nosotros, si no, también, una referencia positiva.

Personalmente, abogo por el crecimiento orgánico en las redes sociales. Es importante que las redes sociales vayan en consonancia al propio crecimiento de la página o blog. Que ambas estén caracterizadas al unísono.

¿De que nos sirve tener 300.000 seguidores en twitter si una cuarta parte de ellos no hablan nuestro idioma, otra no está interesado en nosotros y otra simplemente no visita nunca nuestra web?

Del mismo modo, el “mass-unfollow” o simplemente dejar de seguir a quien no te sigue parece dar a entender que, nuestra única intención hacia esa persona, es que nos siga, enterrando y echando por tierra el mayor valor de las redes sociales, la comunicación bidireccional.

Y vosotros ¿seguís a los que no os siguen? Dicho esto, aprovecho la twit-ocasión para invitaros a seguirme en Twitter.

3 Comments

  1. Estoy completamente de acuerdo, por eso precisamente fuí tan recitente a la hora de crearme un perfil abierto en facebook o cualquiera de sus hermanos donde 100.000 personas te acosan con amistades irreales.

    Había un dicho antiguo que hemos cambiado, “más vale un amigo sincero que cien falsos” por “yo quiero tener un millón de amigos, y así más fuerte poder cantar…”

    Reply

Deja un comentario